48 LEYES DEL PODER: 2. NO CONFIES DEMASIADO EN TUS AMIGOS

“Ten cuidado de tus amigos – Te traicionaran más rápido, pues serán tentados más fácilmente por la envidia-. También pueden se volverán más mimados y más tiránicos. En su lugar, contrata a un viejo enemigo y este será más leal que cualquier amigo, pues tiene más que probar. Está siempre pendiente de signos de perturbaciones emocionales, como la envidia y la ingratitud. No hay nada estable en el reino del poder.

De hecho, tienes más que temer de tus amigos que de tus enemigos. Si no tienes enemigos, busca una manera de hacerte de ellos.

Miguel III de Bizancio, fue un emperador romano que reino de 842 hasta 867 después de Cristo. Una tarde, Miguel decidió visitar los establos, y uno de los caballos se soltó alocado. Miguel casi pierde la vida pero para su fortuna, uno de los entrenadores de caballos que ahí se encontraban, logro salvarle la vida.

Miguel quedo muy agradecido y decidió ascender a Basilio a Jefe de los establos. Miguel le mandaba montón regalos y muy pronto se volvieron inseparables, al grado de ayudar a Basilio a convertirse en un Cortesano, para mas tarde, cometer el gravísimo error de nombrar a Basilio como heredero al trono. No tardo mucho Basilio en volverse demasiado avaro, y durante una noche de Septiembre de 867, después de un banquete, Basilio hizo asesinar a su antiguo amigo y benefactor,  Miguel III, colocando su cabeza en una pica y convirtiéndose así en Basilio I, el Macedonio.

Miguel III cometió el grave error que muchos cometen cuando están en posiciones de poder; Confió en que su amistad con Basilio estaba cimentada gracias a todos los favores que se supone el debía haber sentido. Pero en realidad, Miguel III había mostrado lo que es el poder de cerca a un monstruo que obtenía lo quería con solo pedírselo a Miguel, y como la mayoría de las personas que están en situaciones similares, se olvidan de los favores recibidos y se imaginan haber “Logrado todo por sus propios méritos”.

Uno de los dichos más comunes en Latinoamérica es “No hay amigos en el trabajo”. Hasta cierto punto esto es verdad. Ya he dicho antes que las relaciones laborales son muy importantes para poder tener éxito en la vida, de hecho son vitales. Pero debes aprender a identificar quienes están compitiendo (O creen que estas tu compitiendo contra ellos) por un  mismo puesto u oportunidad.

Siempre que haya un conflicto de intereses (por ejemplo, cuando se compite por un puesto), siempre habrá un campo de batalla, y donde hay una batalla, hay una “guerra”.

Dejar que compañeros de trabajo conozcan cosas privadas de tu vida, puede ser usado para que cierta información sea “filtrada” y usada en tu contra para perjudicar o destruir tu imagen. Ten mucho cuidado también de los convivios sociales en las empresas, muy en especial si hay alcohol, pues puedes decir cosas que de otra manera no dirías.

Hace unos meses, contratamos a un joven ingeniero para administrar servidores AIX. Era amigable, y bromeaba constantemente con todo el equipo. Recibió capacitación, entrenamiento por parte de todos nosotros y durante su primera guardia, más de una persona lo ayudamos –Sin ninguna obligación de hacerlo- a tener éxito en ella y que el no tuviera problemas. Solo dos meses después, cuando uno de los directores le pregunto sobre qué opinaba del equipo; Aventó a más de uno de nosotros “bajo el autobús”, mientras enaltecía su trabajo más de lo que había hecho en realidad.

Por suerte, el director estaba más al tanto de las cosas de lo que este muchacho creía, y se dio cuenta rápidamente del tipo de persona que era. Cabe mencionar que no duró mucho tiempo trabajando para la compañía.

Robert Greene también dice que debes hacer uso de tus enemigos; Como dice el viejo dicho: “Mantén a tus amigos cerca, pero a tus enemigos más cerca”. En la oficina,  rival podrá hablar mal de ti a tus espaldas y tratara de hacer tu vida miserable. Pero esto lo hará visible y podrá ayudarte a avanzar en tu carrera si por ejemplo, re-viras evidenciando y mostrando a las demás personas que se trata de una persona envidiosa y amargada. Un enemigo derrotado puede además, tratar de enmendar las cosas si ganaste su respeto (En especial si tu adquieres poder).

Esta regla es especialmente útil para personas en posiciones de poder medianas que necesitan detener a rivales que estén bajo su mando, muy, pero muy  en especial cuando están tratando de violar la primera ley (http://hombresinlimite.com/2017/05/48-leyes-del-poder-nunca-eclipses-tu-superior/ ).

Una advertencia sin embargo. Si bien es bueno, en general, tener un par de enemigos (Y tenerlos bien identificados), es muy importante recordar que las personas tienen una gran memoria: Si tu ignoraste a alguien, le faltaste al respeto o lo humillaste, pueden buscar venganza en tu contra en el futuro. Y si tu victoria fue tal, que no tienen nada que perder, pueden volverse incluso sociópatas totales.

  • Esta ley NO significa que debas ser paranoico y desconfiar de todas las personas. Recuerda que solo hay batallas cuando hay intereses en común.
  • Por esta razón, “Chicos buenos” y sumisos rara vez tienen enemigos. En el ámbito laboral, la gente solo se hace de enemigos con alguien a quien ven con el o más rango/poder que ellos. Rivales
  • Tus amigos rara vez dirán de manera abierta cuando no están de acuerdo contigo. Rara vez serán sinceros.
  • Un enemigo derrotado pero al que le perdonaste perder su cabeza, será una persona más agradecida que un amigo. Contrata a antiguos enemigos, será mas leales que tus “amigos”
  • Toda situación laboral requiere de una cierta distancia de las personas.
  • Las habilidades y competencias son mas importantes que las “amistades”, en especial en el trabajo.
  • Tener un enemigo te mantiene alerta y enfocado. Si no tienes enemigos, ¡hazte de uno!
  • Recuerda que en el ámbito laboral, siempre habrá intereses, y la gente actúa para sus propios intereses

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.