48 LEYES DEL PODER: 3. ESCONDE TUS INTENCIONES

“Alguna vez escuchaste de aun general que intente un ataque sorpresa y anuncie su plan a sus enemigos? Esconde tus intenciones. Mantén a las personas fuera de balance y en la obscuridad al nunca revelar el propósito detrás de tus acciones. Si ellos no tienen idea de lo que tramas , ellos nunca podrán preparar una defensa. Guíalos lejos por el camino equivocado, envuélvelos en suficiente humo y para cuando se den cuenta de tus intenciones, será demasiado tarde…”

Otto von Bismarck  fue un estadista y político alemán, artífice de la unificación alemana, fue apodó el “Canciller de Hierro” por la determinación con la que perseguía sus objetivos políticos para  la creación y el mantenimiento de un sistema de alianzas internacionales que aseguraran la supremacía y seguridad del Imperio alemán.

Cuando Bismark era diputado de Prusia, muchos de los diputados creían que era posible declárale la guerra a Austria y derrotarla  fácilmente. Sin embargo, Bismark, a pesar de querer ir a la guerra también como la mayoría de los prusianos,  sabía que el ejército Prusiano no estaba tan preparado,  y sabía también que el rey Guillermo I, no estaba a favor de la guerra en ese momento.

Para poder lograr sus objetivos, de manera pública hablo “maravillas” de Austria y constantemente hablaba de la locura de la guerra y de lo costoso que sería para Prusia hacerle la guerra a Austria.  Pronto muchos de los diputados cambiaron sus votos para no ir a la guerra. Después de un tiempo de esconder sus verdaderas intenciones y de aseveraciones engañosas sobre querer Paz, Bismark logro obtener eventualmente el puesto de Primer Ministro, para que después en 1866 le declarara la guerra a Austria en lo que sería llamada “La guerra de las siete semanas”, resultando en la victoria del Imperio Prusiano.

Si bien es importante familiarizarse con estas leyes,  debemos tener cuidado en como y cuando usarlas. Políticos y figuras públicas hacen uso de esta ley a menudo, y la gente generalmente sabe distinguir entre la realidad y las mentiras de otras personas. Además, en muchos ambientes laborales, ser abiertamente ambicioso puede ser beneficioso cuando tratas con las personas correctas (gente que este arriba de ti y que sepas que le agradas),

Sin embargo, cuando tratas con compañeros en tu nivel, si debes ser muy cuidadoso, y esta ley aplica no hablando de más. Uno de los errores más comunes que cometen las personas en ambientes sociales es hablar abiertamente de lo mal que te caen ciertas personas y de como desean hundirlos. Esto es muy peligroso, porque no sabes quien este escuchando, y si la persona que está escuchando piensa igual que tú, y seguirá pensando así en el futuro.

Inclusive, debes aprender a guardar tus intenciones cuando empiezas ciertos proyectos personales; Ha visto montón de personas que deseaban emprender, pero que en el momento que platicaban su idea a algunos familiares, estos los desanimaban porque era “demasiado arriesgado”.  Muchos abandonan sus sueños por esta razón. A veces es mejor callar un tiempo y festejar una vez que hayas alcanzado el éxito que quieres.

  • Controla tu lengua, no hables más de lo necesario en ambientes “hostiles”.
  • Aprende a controlar lo que sale de tu boca. Decir “lo que piensas” no es una bendición.
  • Has uso de apariencias falsas.
  • Aprende a controlar tus gestos; Que tu rostro no diga más de lo necesario.
  • La gente no puede controlarte si no te conoce.

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.