LNH, LEY 10: LA LEY DE LA ENVIDIA

Este post es parte del sumario de “Las Leyes de la Naturaleza Humana” de Robert Greene.

Lo que estoy a punto de decir, es una píldora dura que me tengo que tragar: Soy una persona envidiosa. He meditado varias veces ya al respecto, y especialmente durante los dos últimos días, después de una perdida horrible de auto control durante una fiesta donde hice un numerito totalmente vergonzoso, me he visto en la forzosa necesidad de mirar mas dentro de mí y reflexionar sobre mi actitud.

Llegue a la conclusión de que mi sombra, tiene tintes del “Encantador Pasivo-Agresivo”, y ¡vaya que tengo que aprender a canalizar esta energía, porque lo que paso antenoche, no volverá a pasar!

Como sea, ya que he identificado mi sombra me doy cuenta que la manera de aprender a entenderla y canalizarla mejor, es por medio de la siguiente Ley: Ten cuidado de tu Ego frágil.

El tema con nuestro ego este: Es muy frágil y debido a que siempre nos estamos comparando con los demás, le “envidia” es parte de nosotros, nos guste o no. Todos tenemos este sentimiento de envidia, y es muy recurrente durante el día.

 

REPRIMIENDO NUESTAR ENVIDIA

“Cada vez que un amigo mío tiene éxito, yo me muero un poco” -Robert Greene.

¿Qué sentimiento es el que tienes cuando, en tu aldea Godínez promueven al tipo que se siente a tu lado, o al que se sienta a lado?

¿Alguna vez te has puesto a pensar de manera introspectiva, que sentimientos surgen cuando esto pasa? Estoy seguro de que incluso has incluso pensado que la persona que promovieron no es apta para el puesto, y que incluso hay una que es mucho mejor: Tu.

Al vivir en sociedad, nos estamos comparando constantemente con las personas que nos rodean; Nuestros hermanos, amigos, compañeros de trabajo, incluso celebridades.

Yo he estado ahí como la mayoría de todos nosotros, y sé que nacen muchas emociones de frustración y decepción, e incluso hasta miedo. Y lo “peor” es que, gracias a la presión social de nuestra cultura, nos vemos forzados a abrazar y felicitar a “nuestro rival” en la mayoría de las ocasiones, porque si de manera abierta nos mostramos envidiosos, todos los demás nos juzgaran como cretinos a pesar de que ellos también, se guardan muchos sentimientos de envidia.

Es fácil pensar que somos personas maduras y que solo los niños e inmaduros tienen sentimientos de envidia, pero la verdad es lo contrario, y lo peor es que tendemos a reprimirla porque culturalmente hablando, es muy mal visto que alguien muestre envidia abiertamente. El admitir que somos envidiosos es muy, pero muy jodidamente difícil, porque si lo hacemos, tendríamos que también admitir que somos inferiores a las personas que nos rodean.

Y en lugar de admitir nuestros sentimientos de envidia para buscar una manera de ser mejores, nos guardamos estos sentimientos y los reprimimos hasta que estos estallan como cuando estiras al máximo una liga.

APRENDIENDO A RECONOCER LA ENVIDIA EN LOS DEMAS… Y EN NOSOTROS MISMOS

Como en las layes anteriores, nuestro deber como estudiantes de la naturaleza humana es aprender a reconocer los sentimientos de envidia en los demás. Y para poder hacer esto de manera correcta, tenemos que empezar por nosotros mismos, de una manera dolorosamente honesta.

Antes de identificar cuales son los tipos de persones envidiosas, empieza a usar algo de introspección para que identifiques primero, no tu tipo de envidia, si no que es exactamente lo que activa tus sentimientos de envidia, para que puedas trabajar en ellos y canalizar esta energía en algo productivo.

Por ejemplo, usando el ejemplo de cuando sientes envidia porque tu compañero de a lado fue promovido y tu no, en lugar de perder el tiempo quejándote y haciendo chismes, utiliza ese tiempo y energía para aprender las habilidades que necesitas para el puesto, sin que te importe si es en la organización para la que actualmente trabajas.

 

IDENTIFICANDO A LOS ENVIDIOSOS

Robert Greene nos das 4 señales con las que podemos identificar a los envidiosos que nos rodean. Cuando algo bueno te pase a ti o a algún amigo, identifica cualquiera de las señales aquí mencionadas:

  • Micro-Expresiones: Quizá la más difícil de identificar para la mayoría de nosotros, debido a que no somos expertos en lenguaje corporal, pero en algunos casos, es muy obvio con personas muy expresivas. Identifica a personas que se voltean los ojos, hacen algunas muecas con la boca e incluso mira que tanto llevan sus manos hacia la cara y el cuello, pues eso es una señal de estrés.

 

  • Chismes: Esto generalmente ocurre después de algunas horas de la promoción, pero identifica a las personas que constantemente están hablando de otras personas por su espalda, y ten en cuenta que, es muy probable que tu seas su victima en el futuro.

 

  • Halagos falsos: Ten mucho cuidado con las personas que constantemente te están halagando, muy especialmente si no parece haber una verdadera razón para estos halagos. En otras palabras, te cuidado con los patiños y quienes te hacen la barba, porque tarde o temprano harán un ataque de envidia en tu contra.

 

  • Amigos extra-atentos: Muy similar al anterior, ten mucho cuidado con las personas que dicen ser tus amigos, y los cuales son demasiado atentos. Nadie tiene tanto tiempo como para pasar demasiado tiempo contigo, y cuando hay un exceso de algo, especialmente si es bueno y repentino, es cuando debes tener cuidado.

 

Ya que sabes como detectar a los envidiosos, es tiempo de que aprendas a reconocer 1) Que tipo de envidioso eres y 2) Que tipo de envidiosas son las personas que te rodean.

 

  • El Nivelador: El nivelador suele ser alguien mediocre que siempre esta haciendo menos los logros de las personas exitosas. Rara vez trabajan duro y a lo mucho, su esfuerzo no pasa del promedio. Su moto es, “¿Por qué el puede hacer X y Y, y yo no?”.

 

  • El egocentrista frágil: Son personas que son totalmente incapaces de reconocer, apreciar y admirar la excelencia en otras personas. Son necios y rara vez están dispuestos a aprender de los demás. Su moto es, “Si, él/ella es grandioso/a, PERO”.

 

  • El flojo que se merece todo: Este tipo de personas, suelen ser narcisistas extremos que creen que se merecen privilegios y una vida lujosa, sin poner ningún tipo de esfuerzo de su parte. Su moto es “No se lo merece. Yo debería tenerlo…”

 

  • El buscador de estatus: Muy comunes en ambientes Godínez. Son personas que, de manera profunda, piensan que su estatus social los define como personas, y por lo tanto harán lo que sea para escalar la escalera corporativa/social, sin importar a quien aplasten. Su moto es: “Solo yo soy el único/mejor”.

 

  • El anexado: Este tipo es muy similar al anterior, pero a diferencia del buscador de estatus quien suele ser muy egocentrista, este tiende a pegarse a las personas con un alto estatus, no para mejorarse a si mismo, si no para ganar estatus. Suelen enojarse mucho cuando alguien más gana la atención de su jefe. Su moto es: “Usted tiene toda la razón”.

 

 

Como he mencionado con anterioridad, antes de hacer juicios por los demás, aprende a identificar tu propio tipo de envidia, y recuerda que el concepto de envidia es tan viejo como la civilización. Desde la Grecia antigua con Ptono, Diosa de los celos y la envidia, hasta la historia de Caín y Abel, la envidia es un sentimiento en todos nosotros, que debemos aceptar, identificar y canalizar.

Toma en cuenta que, a las personas a las que envidias, suelen tener problemas de los cuales tu no puedes concebir, así como las personas que te envidian a ti, seguramente no tienen idea de los problemas que tú tienes que solucionar.

Acepta tus sentimientos de envidia, se consciente de que existen, y en lugar de perder tiempo y energía creando chismes o haciendo berrinches, canaliza esa energía para desarrollar habilidades que te ayuden a cumplir tus metas y deseos.

 

Si quieres leer más sobre “Las Leyes de la Naturaleza humana”, checa el libro en Amazón:

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.