DEJA DE QUEJARTE

Hace un par de días, tuve un pequeño debate con una feminista/progresista/Whathever que decía ser Abogada en Derechos Humanos, y aparentemente me juzgaba de “Racista” por mi postura: Salió un artículo sobre los migrantes africanos, quienes se quejaban de que los mexicanos somos racista porque ni el gobierno mexicano, ni la gente les prestaban “ayudas” para que puedan cruzar de manera ilegal a otro país. Aparentemente, según la “abogada” soy racista porque no estoy del lado de los migrantes ilegales. No pasaron mas de 30 minutos, cuando comenzó a quejarse y acusarme de opresión y abuso cuando ya no pudo mas conmigo (Por Facebook, ¡jajajajaja!) .

Como sea, tengo la impresión de que nuestra generación, es una generación de niños mimados con una mentalidad de “Víctimas”. Habla con tus amigos y compañeros, y te darás cuenta de que mas de uno se siente una Víctima de algo:

“Empezar un negocio en este país es imposible”

“Soy demasiado tímido, nunca me hará caso”

“No puedo bajar de peso porque las grandes corporaciones me quieren gordo”

“La CIA me pone vacunas para controlar mis pensamientos”

“El PRIAN/Morena/Dios me tienen jodido”

Nada es culpa de ellos, y no hay manera de que arreglen el desmadre que tienen en sus vidas. Siempre hay una conspiración, un grupo elite o un tercero a quien culpar. Dentro de sus mismos pensamientos es imposible tener control de sus propias vidas.

Creo que es por esta razón -Que la mayoría de las personas quieren culpar a alguien más- por las que vemos montón de grupos ideológicos extremistas en estos tiempos: Feministas de la tercera ola, Fat Acceptance, Personas que literalmente tratan a su “líder” como un Dios…

Las personas que pertenecen a estos grupos casi nunca buscan la manera de solucionar sus propios problemas -Meditando, cambiando su rutina, dejando de comer y gastar en exceso, etc-, siempre quejándose y no haciendo absolutamente nada para cambiarlo.

Y como no quieren cambiar, nos exigen a todos los demás que cambiemos a lo que ellos consideran que es la visión “correcta del mundo”. Y como los demás no “cambiamos”, se convierten en personas extremadamente frustradas a las que nadie nunca jamás las toma en serio, lo que únicamente refuerza su imagen mental de “Victima”.

 

ENFOCATE A BUSCAR SOLUCIONES

No mal entiendas, se perfectamente que hay montón de factores externos que afectan tus probabilidades de éxito. Y se que un mal gobierno puede realmente joder tu vida si no te preparas -Tan solo hay que ver el desastre que es Venezuela-. Incluso Scott Adams utiliza el factor “Suerte” para determinar el éxito de una persona.

Pero pasar tu tiempo constantemente culpando a un externo, quejándote y poniéndote en el papel de víctima, enfócate a buscar soluciones a tus problemas, o hazte a un lado si no puedes solucionarlos.

Quejarse es muy desgastante y quita mucho tiempo, el cual no tienes. Toma control sobre tu persona, y busca la manera de resolverlo: ¿Tienes peso de más y las dietas con nutriólogos no te han funcionado? Quizá debas eliminar carbohidratos y comer mucha, mucha más grasa. ¿Te sientes atrapado en tu trabajo? Quizá entonces necesitas empezar por desarrollar más habilidades.

No pierdas tu tiempo culpando a terceros por todos los problemas que tienes -Aun si algunas veces verdaderamente sea su culpa-. En lugar de eso, enfócate a la solución y asegúrate que no se vuelva un problema recurrente.

Y si no encuentras la solución, o realmente hay un factor externo que no puedes controlar, al menos busca la manera de que el impacto en tu vida sea el menor posible.

Enfócate solo en las soluciones y solo en lo que puedes controlar.

 

En fin, el punto es este:

Entiende que las demás personas no son especiales y que tu careces de algo que los demás no tienen. Y no existe ningún tipo de secreto o receta para la riqueza o el éxito. La mayoría de las cosas que valen la pena, requieren esfuerzo, rara vez talentos únicos y especiales.

Cuando tengas un problema, has todo lo que puedas para evitar quejarte y en su lugar, buscar una solución. Se que es muy difícil, especialmente para las personas que vivimos en países latinoamericanos donde la escasez está a la orden del día, pero te darás cuenta de que cuando no te quejas, naturalmente buscaras una solución.

No puedes cambiar al montón de quejosos de las redes sociales que pierden horas de sus vidas queriendo cambiar al mundo haciendo que cambiemos todos, pero tu si puedes cambiar tus circunstancias, sean cuales sean.

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.