48 LEYES DEL PODER: 4. SIEMPRE HABLA MENOS DE LO NECESARIO

“Cuando estas intentando impresionar a las personas con tus palabras, entre más cosas digas, más común parecerás. Aun cuando estas intentando decir algo banal, parecerá original e interesante únicamente si lo que dices es vago, abierto y difícil de interpretar. Las personas poderosas impresionan e intimidan diciendo pocas cosas. Entre más cosas digas, más probabilidades tendrás de decir algo estúpido.”

Cuando Luis XIV estaba en la corte, siempre hablaba muy poco. Cuando los cortesanos le hacían una petición, el respondía con un infame “Ya veré”, y entonces sin decirle nada a nadie, el implementaba lo que sea que el decidiera. Aun ninguno de sus oficiales sabía lo que el Rey quería.

El efecto resultante era extremadamente beneficioso para Luis XIV; Como ninguno de los oficiales sabían cuál era la posición del Rey y que era lo que en realidad quería, estos  terminaban siempre hablando de más en sus intentos de convencer al Rey  que su posición era la correcta.

Los oficiales y cortesanos en el reinado de Luis XIV solían sentirse muy incomodos  debido al silencio del rey,  debido a que tenían que exponer de manera abierta sus creencias, lo que Luis XIV podía usar en su contra si el así lo quería.

CONTROLA LA CONVERSACIÓN Y ESCUCHA

El mundo moderno, no es muy diferente a la corte de Luis XIV. En la escuela, en la oficina y en cualquier interacción social, es muy fácil ver la posición de las personas cuando estas hablan de más: Desde su afiliación política, hasta que tanto les agrada el jefe, es fácil obtener información de las personas porque generalmente, nos gusta “hablar de más”, solo por tratar de agradar a las personas y tratar de escalar en la pirámide social.

Es por esta razón que, las fiestas de la empresa pueden ser una bendición para algunos, y una maldición para otros –En especial para aquellos que suelen aflojar  su lengua con el abuso de alcohol-. Al usar frases cortas y silencios, por lo general lograras que las personas hablen más de lo necesario, revelando incluso en muchas ocasiones, información que puede ser usada en su contra si es necesario.

Los humanos somos seres que necesitamos poder  interpretar y entender todo lo que percibimos, cuando controlas lo que dices, la gente no podrá “leerte”, lo que las exasperará y trataran de interpretar lo poco que hayas dicho.

La mayoría de las personas siempre están tratando de hablar y rara vez escuchan. Tu puedes aprovechar esto siendo TU quien hace las preguntas – Una de las cosas que aprendes en ventas es que, en una conversación, quien hace las preguntas generalmente tiene el control del conversación- para llevar una conversación hacia donde tú quieres llegar.

HABLAR POCO EVITARÁ QUE DIGAS ALGO ESTUPIDO

Como ya he mencionado, las personas generalmente tratan de llamar la atención hablando de más  (generalmente sobre si mismos); Si tú quieres sobresalir del resto, debes mostrar que tienes un control mayor sobre los demás, y en especial sobre ti mismo. La mejor manera para hacer esto es controlar lo que dices, pues una persona que tiene una gran confianza en sí misma no necesita explicar nada para justificar su posición u opinión sobre nada. En el momento en el que necesitas explicarte más de lo necesario, estas admitiendo ante los demás que tu opinión no tiene valor en sí misma, lo que te obliga a rebuscar demasiado para justificarla.

Esto es muy importante en juntas ejecutivas: deja que todos los demás hablen, y habla solo cuando sea necesario. Pero sobre todo, trata de hablar al final, para que tu opinión sea la más memorable de la junta.

Nota que esta ley habla de no decir más de lo NECESARIO y de silencio SELECTIVO. Esta ley no significa que debas ser una tumba y no hablar con nadie, pues para avanzar en la vida se requieren relaciones, y las relaciones se forman con comunicación; Esta ley habla sobre manejar conversaciones con tus preguntas y silencio, y sobre no revelar información que pueda ser usada en tu contra.

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published.